Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
  • ST Servicios Compliance
    La mediación

La base de toda sociedad desarrollada es la buena convivencia en todos los ámbitos, en los gobiernos, en la empresas, en las relaciones personales y sociales, y para ello es necesario que los conflictos de cualquier índole se resuelvan mediante acuerdos entre las partes, de esa forma siempre habrá un resultado que tendrá presente y sobretodo futuro, porque nadie obliga a nadie a llegar a un acuerdo. 

No entre en conflictos legales cuando tenga un problema


Es la forma de resolver sus asuntos legales antes de llegar a los procedimientos judiciales por sus propios medios, solo con la ayuda de un Mediador siempre imparcial y ajeno a sus conflictos. Son las partes las pueden iniciar la mediación, o bien puede ser sugerido u ordenado por el órgano jurisdiccional o en algunos casos porque la ley del estado lo establezca así. El mediador no tiene intereses en ninguna de las partes, interviene en beneficio de ambas.

 

Todo son ventajas:

  • Son las partes las que encuentran una solución al conflicto
  • Existe total autonomía de funcionamiento.
  • Las partes tienen la posibilidad de elegir la forma de resolución del mismo.
  • Es un procedimiento mucho más rápido que la vía judicial.
  • Tiene menos costes materiales, tanto por el tiempo como en lo económico.
  • Y sobre todo previene de conflictos futuros, tanto personales como materiales.

Socialmente:

  • El sistema, reduce la carga de trabajo en los tribunales y disminuye los costes para el sistema judicial.
  • Evita el conflicto social.

 

La mediación es un proceso estructurado por medio del cual dos o más partes en un litigio intentan libre y voluntariamente alcanzar por si mismas un acuerdo sobre la resolución de un litigio con la ayuda de un tercero neutral y cualificada totalmente ajena al conflicto.


La mediación está considerada una solución más rápida y, en la mayoría de los casos, más barata que los pleitos judiciales. Reduce o elimina  el enfrentamiento entre las partes que es inherente al proceso judicial, y les permite mantener su relación profesional o personal más allá del conflicto. La mediación da la oportunidad de resolver el conflicto mediante soluciones creativas que no sería posibles en un pleito judicial.


Esta constituye una variante del proceso de negociación. Si bien aplica a esta las mismas reglas generales, el rol de la persona mediadora es el de un facilitador, quien recoge inquietudes, traduce estados de ánimo y ayuda a las partes a confrontar sus necesidades con la realidad. En su rol, la persona mediadora calma los estados de ánimos exaltados, rebaja las inquietudes exageradas, explica posiciones y recibe confidencias.

 



Estamos inscritos en el Registro del Ministerio de Justicia como Mediadores General, Mercantil, Civil y Familiar a nivel Nacional e Internacional.